viernes, 24 de diciembre de 2010

Navidad

Como quienes me conocen saben, no soy un admirador de la navidad. El 25 de diciembre es una fecha arbitraria impuesta por Constantino, y justo coincide con muchísimas fechas paganas, entre ellas la mas representativa: Sol Invictus. También terminamos adorando un arbolito con regalos, y haciendo que el centro sea que recibimos, y que no, o bien una cena familiar el 24, que si bien es algo hermoso, no terminamos siendo conscientes de que igual estamos siendo funcionales a los intereses consumistas impuestos hace siglos.
Pero... se estarán ahora preguntando si veo ALGO positivo en la Navidad. Si, veo. Me gusta recibir regalos, como a todos. Pero vamos mas allá de eso: tiene algo especial la navidad?
Hace algunos meses saben bien que hubiera contestado "ABSOLUTAMENTE NADA". Hoy, no.
La navidad ES todo eso. Pero entonces, deberíamos preguntarnos: y que tiene de malo eso? ABSOLUTAMENTE NADA.

Pero... supongo que quiero dar un consejo para esta fecha. No la traten como el resto de las navidades. Que tiene de malo creer en algo, exista o no? Acaso incluso en el caso de que no exista, eso no pudo darnos fuerza y esperanza para seguir adelante?
Esta Noche Buena y Navidad, disfrútenla meditando en que quizás, solo quizás... fue un día en el que la Humanidad cambio para siempre. Quizás desde ese día, ya no existió una lucha entre el bien y el mal, sino que hubo una victoria, y únicamente nosotros debemos aceptar esto. Quizás... debamos darnos cuenta que no nos hace mejores aceptar esto, pero nos hace vivir en paz. Y quizás... la navidad es para eso: llevar paz al mundo. Quizás, no hay nada de malo en esto.

Feliz Navidad.
Un abrazo gigante a todos los que saben que amo, y que me hubiera gustado pasar las fiestas con cada uno de ustedes...


Alan.