domingo, 30 de mayo de 2010

Under pressure

Qué harías si te amenacen para que no llames a la policía, grites o te muevas, con un arma en la cabeza? No lo harías, no?
Qué sucedería si inmediatamente después, quien te amenaza va al baño? Llamarías a la policía, o saldrías corriendo. De cualquier manera, estarías haciendo lo contrario a lo que se te dijo que hicieras cuando estabas bajo amenaza, no? Por qué? Simplemente, porque la falta de acción de parte de uno desencadenaría en una situación similar a la anterior.
Qué se puede sacar en limpio de esto? Es evidente que las personas bajo presión o amenaza son incapaces de decidir por sí mismas lo que creen que es mejor para ellas o para su entorno. Ergo, la única forma de que las decisiones realmente muestren lo que la persona quiere, es si estas son tomadas sin presión.
Pero por qué existen tantas presiones de diferentes maneras para que las personas decidan en contra de lo que ellas considerarían correcto? Por qué debemos aceptar con normalidad esas presiones, amenazas, y ni la victima ni los observadores hacer nada al respecto? Bien es cierto que nadie nos pone un arma en la cabeza, pero una amenaza con tinte económico es tan o más difícil de solucionar que el ejemplo anterior. Yo creo que incluso, mucho más. Por qué digo esto? Porque aquel que es amenazado por alguien con un arma, sabe que apenas se libere del alcance de su amenazador, estaría a salvo. Raramente no lo está.
En cambio, con amenazas económicas, por ejemplo, la situación es muy diferente. No importa cuánto corramos, es muy probable que no estemos a salvo por un largo tiempo de las consecuencias económicas que una mala decisión en el momento no oportuno podrían ocasionar. La presión es mucho mayor, entonces.
Cuál es el motivo por la que alguien tiende a amenazar a personas con tal de conseguir un objetivo? Por qué es esta la forma elegida? Las únicas respuestas posibles son:
• Creen que no son capaces de equivocarse (sino no estarían presionando de tal forma si siquiera consideraran la posibilidad de estar equivocadas). O al menos, creen que al menos ESTA VEZ, no se equivocan.
• Creen que no hay otra forma de lograr su cometido que haciendo esto, o sea: creen que la única forma de que la otra persona no se equivoque, es si hace lo que él/ella dice.
Pero… acaso no todos se han equivocado al asegurar cosas? A mí me pasó hace justamente muy poco. Contra todo pronóstico, quien tuvo una mejor actitud hacia conmigo, fue quien menos lo esperaba. Y lo mismo al revés. Qué pasó? Simplemente nunca podemos realmente saber qué es lo que va a hacer cada individuo. Siempre existirá quien nos sorprenda, y quien nos enseñe una lección que no deberíamos olvidar.
En cuanto al segundo punto: realmente creen esas personas que la mejor forma es la presión? Acaso no creen en la posibilidad de un dialogo conciliador, sin amenazas, únicamente poniendo sobre la mesa conocimiento, experiencia, lógica? Lo han realmente intentado hasta hartarse antes de tomar una determinación diferente, o simplemente no creen que esa persona pueda llegar a sorprenderlas?
Acaso la presión y la falta de dialogo no es una falta de respeto a la persona y a la libertad de elección que todos deberíamos tener?
Confiemos en las personas. No ciegamente… pero nunca, nunca, nunca sabremos de quién nos toca aprender una lección hoy. Ni mañana.



JV.

Un plus:

2 comentarios:

schamton dijo...

deja de firmar JV...

Aldi Acosta dijo...

:o que interesantes tus textos. Hace mucho que no hablamos a pesar de que estas en mi msn :P Un beso. Aldi.

http://www.yomemuevo.blogspot.com